martes, 25 de abril de 2017

Aprendiendo Wargames.

En mi experiencia, los primeros meses del año suelen ser buenos para el wargameo. Desde luego mucho mejores que cuando empieza el calorcito. Sin embargo, la temporada ha venido con muchos problemas que rebajaron en gran medida mis expectativas. En resumen, tiempo escaso y pocas partidas completas me han dejado este invierno y primavera.

Mi bagaje reciente abarca apenas un par de turnos a varios títulos. Se podría decir que, más que jugar, me he dedicado a "aprender" reglas y mecanismos a través de pequeños escenarios y tutoriales de juegos inesperados o que tenía atrasados.

Eso sí, en la mesa sigue -desplegadito en todo su esplendor- el Ukraine 43. Nos había encantado hace ya tiempo y ahora que tenemos la segunda edición estamos deseando ponernos en serio con él.


Que remedio, mientras el panorama se va despejando toca picar un poco aquí y allá; alguna tarde corta, unas horas robadas...

Terminé el año con el Won by the Sword: Poco que decir. Me gusta la época pero se me hizo largo (eso que le dí los primeros turnos a un par de escenarios, solamente). Y en mi opinión pide mucho para lo que ofrece. Buenas ideas pero que no me acaban de llenar. Es como si su "complejidad" y parsimonia lo predispusieran a que no me guste.


Algo más he disfrutado el Pax Báltica, en parte también por lo rápido que va pues en poco tiempo puedes concluir los primeros escenarios.
Curiosamente, este lo tenía aparcado hace tiempo por las razones opuestas: demasiado "light" (además de que como sabéis los bloques no me van mucho). Con todo, me había dejado buen sabor de boca. Me lo ha confirmado ahora.


Sin embargo, la única partida completa tuvo lugar en días de vacaciones. Un veterano jugón y yo desempolvamos el Cortes, de la revista Command. Juego encantador y que en su viejunez encierra cantidad de matices. Eso si, como víctima de la colonización hispana, en una sesión corta me dieron para el pelo hasta casi la toma completa de mi capital.
Abajo, los conquistadores consiguen hollar por primera vez suelo sagrado azteca.


Después tuve la oportunidad, bastante fortuita, de conocer el Operation Dauntless. Uno de esos títulos que ansiosamente aguardé mientras se retrasaba, una y otra vez, su publicación. Hasta que al final me cansé de esperar y lo descarté.
Por suerte, he tenido acceso a una copia y ha sido la sorpresa agradable de la temporada.
Es claramente complejo pero en este caso, no se porqué no me echa para atrás. Será la operación, la escala, el cariño en la edición...


Continúo su "aprendizaje", un poco a salto de mata, siguiendo el meditado plan del autor y sus escenarios con entresijos crecientes (empiezas con movimiento y fuego, luego asaltos, cañones, blindados...).
Todo muy currado, desde el principio me pareció pleno de interés. Un wargame donde tomar decisiones, decisiones.


Para terminar (por ahora), en plan nuevo paréntesis lúdico, tuvimos una jornada napoleónica, con The invasion of Russia y su "Grande Armée" recorriendo la inmensidad de la estepas... y enfrentándose al ejército zarista.
Me sorprendió su aparente "caos controlado" y su diseño por efecto que sin cargarte de reglas acaba favoreciendo, pero no de forma rígida, la recreación de los acontecimientos históricos.
Lo considero un sistema muy majo, bien adecuado para la escala y la época y que, creo, se podría trasladar perfectamente a otros períodos, como el teatro occidental de la guerra de secesión o el conflicto ruso-japonés (por ejemplo).


En fín, ya veis. Breves comentarios tras un mucho picar, pero sin que pueda profundizar demasiado. Espero que la situación cambie en breve. Mientras tanto, ahí está el Ukraine, esperando...


The End.

7 comentarios:

  1. Has debido de ser muy bueno en otra vida, ya que tienes oportunidad de jugar tanto y tan variado... ay, qué envidia!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, en mi ciudad hay mucha gente jugona desde hace tiempo, así que acabamos por conocernos casi todos. Posibilidades de juego hay, sin duda. Pero aún así, esta temporada (y hablo de meses) en mi caso no ha dado para mucho. Como ves, unos pocos turnos sin continuidad en cortas sesiones... espero que la cosa mejore.

    ResponderEliminar
  3. Buen menú....!!!!, y como comentan arriba ..Qué envidia!!!. He pasado unos primeros meses del año con mucho trabajo en ese otro juego que es la vida real y he wargameado poco. Llevo tiempo con el Pax Báltica en el punto de mira, me gustan los juegos de Bloques y "casi" todo lo que leo sobre el juego son cosas positivas....
    saludos!!!

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, la vida real tiene esas cosas. Es lo que hay.
    El Pax Báltica ya digo que me gustó bastante, hay azar y veo al ruso difícil, pero la verdad resulta muy divertido (y eso que a mí no me van mucho los bloques, ya sabes). ;)

    ResponderEliminar
  5. He probado el Dauntless y la Campaña de Rusia de Napoleón. Cada uno en su estilo, recomendables.

    ResponderEliminar
  6. Pues si. A mí el Dauntless en concreto me da que, aunque complejo, tiene pinta de acabar disfrutándose muchísimo. Pena que no he podido volver a darle...

    ResponderEliminar
  7. Me alegro que os guste el Op Dauntless
    El juego se hizo con cariño y con muchas ganas de que fuera especial

    ResponderEliminar